Gauss, la estadística y el planeta enano Ceres, nuevo cómic.

¡Atención! para descargar el comic solo tienes que pinchar en la flecha que aparece en la barra justo debajo de este texto.  O pinchando sobre el siguiente enlace: COMIC GAUSS

ComicGaussCompleto

Suponemos que os estaréis preguntando como Giuseppe Piazzi desde un pequeño observatorio en Palermo se topó con un ‘planeta’ dada la inmensidad del firmamento nocturno. Tenía una pista, aunque no demasiado buena, la distancia al sol de un planeta hipotéticamente situado entre Marte y Júpiter. Los astrónomos de la época, los policías celestiales como les gustaba llamarse, habían utilizado una regla empírica conocida cómo la ley de Titius-Bode para predecir la existencia de un planeta a 420 millones de kilómetros del sol.

La pista no era muy buena porque, repetimos, el cielo es muy grande. Piazzi tuvo mucha suerte, pero la gastó toda bautizando a su planeta como Ceres Ferdinandea, Ceres por la diosa romana y Ferdinandea por el rey  Fernando IV de Nápoles y Sicilia, no por el grupo, Franz Ferdinand, lo que hubiese molado mucho más.
Pues como hemos dicho la suerte se le acabó a Giuseppe y el planeta desapareció.
Con los pocos datos que Piazzi había recogido los astrónomos hicieron sus cálculos, pero el planeta seguía sin aparecer cuando y donde debía.

Afortunadamente el problema llegó a oídos de Gauss y se cree que en poco más de un mes desarrolló el método de los mínimos cuadrados para calcular la órbita de un cuerpo celeste moviéndose alrededor del Sol a partir de un número reducido de observaciones.

“… for it is now clearly shown that the orbit of a heavenly body may be determined quite nearly from good observations embracing only a few days; and this without any hypothetical assumption.”
– Carl Friedrich Gauss

Share your thoughts