Un 24 de mayo de 1543 moría en Prusia Nicolás Copérnico, el astrónomo (y matemático-físico-jurista-economista-diplomático-gobernador-clérigo, en fin, hombre del renacimiento) que propuso el modelo heliocéntrico del sistema solar.
Su obra maestra De ‘revolutionibus orbium coelestium’ fue escrita a lo largo de 25 años y publicada póstumamente. Bajo los parámetros actuales de publicaciones científicas Copérnico no habría podido disfrutar ni de un sexenio.
Aunque Copérnico estudió a los clásicos griegos, que creían en esta teoría, en busca de referencias no citó a quien concibió por primera vez la teoría heliocéntrica: Aristarco de Samos.
Merece la pena ver el razonamiento sencillo que llevó a Aristarco a tal idea:
Situemos al Sol, a la Luna y a nosotros como observadores en la Tierra en tres vértices de un triángulo.
Dado que la luz que vemos de nuestro satélite lunar es un reflejo de la del Sol, cuando la Luna se encuentra en cuarto menguante es precisamente porque el ángulo en el vértice del triángulo en el que se encuentra la Luna es un ángulo recto. 


Por lo tanto, si al amanecer, cuando aún la Luna es visible, medimos el ángulo, A, bajo el que vemos a ambos, conoceríamos los tres ángulos del triángulo (el tercero es 90°-A, pues la suma de los tres ha de ser 180°). Así que, si conociéramos alguna longitud, por ejemplo, la distancia de la Tierra a la Luna, podríamos resolver completamente el triángulo utilizando trigonometría plana.
El dato que obtuvo Aristarco para el ángulo A era de 87° (cuando en realidad es de 89°50’) y dedujo que la distancia de la Tierra al Sol debía ser unas 20 veces la de la Tierra a la Luna (en realidad es 400 veces). De este modo al tener la Luna y el Sol un tamaño aparente similar vistos desde la Tierra, se podía concluir que le Sol era aproximadamente 20 veces mayor que la Luna (de hecho, es 400 veces mayor).
Este tamaño enorme del Sol respecto de la Tierra y la Luna hizo pensar a Aristarco y sus contemporáneos que sería más lógico pensar que los planetas más pequeños giraran alrededor del Sol.
En Archimedestub estamos preparando una serie de vídeos sobre trigonometría plana en los que estudiaremos con detalle tanto la teoría como ejemplos fascinantes como el de Aristarco. Os dejo aquí el enlace a la primera entrega: